No son pocas las veces que una empresa decide utilizar una herramienta Open Source. A medida que pasa el tiempo, y la empresa cambia alrededor de la herramienta, surgen nuevos requisitos y necesidades.

A veces se nos plantea la posibilidad de coger el código y hacerle pequeñas modificaciones rápidas para adaptar el software a nuevas necesidades, sobre todo si el código no es compilado (¡sólo tienes que editar el fichero y listos!).

Dichos cambios pueden venir principalmente en forma de:

Cuando hacemos cambios a un proyecto Open Source tenemos que tener en cuenta que el código pasa a ser nuestro y que asumimos ciertas responsabilidades que a veces se obvian.

1) Reinstalación

Ten en cuenta que es probable que la herramienta deba reinstalarse en otra máquina. Esto aplica incluso si no modificas el código.

2) Actualización

Ahora que has hecho cambios, el responsable del código eres tú.

Después de reaplicar los parches, ¿cómo verificarás que sigue funcionando todo correctamente? Si el proyecto tiene un conjunto de tests es el momento de empezar escribir unos tests adicionales para tus funcionalidades.

3) Publicación de cambios

Si modificas el código fuente de un proyecto vigila las implicaciones de licencia que tiene. Puede que tengas que publicar tus cambios para cumplir adecuadamente con la licencia. Consulta con un especialista si tienes dudas.

4) Únete a la comunidad

5) Contribuir modificaciones

Intenta que las modificaciones que hagas se acepten en el proyecto principal. Si has estado exponiendo tus cambios en la lista de desarrolladores seguro que ya tienes mucho de ganado. Muchos más usuarios se beneficiarán, y aún más importante: ya no tendrás que mantener y aplicar tus parches para siempre, ya que el proyecto habrá asumido esa responsabilidad al incorporar tus cambios.

6) Usa los puntos de extensión de la herramienta

Muchísimos proyectos permiten cargar plug-ins que extienden el comportamiento de la herramienta. Si puedes implementar tus funcionalidades vía un plug-in te verás beneficiado por una mayor facilidad de actualización, ya que las actualizaciones menores a la base del producto no deben romper la API de plug-ins sin aviso.

En resumen…

El hecho de tener el código de un proyecto a mano no debe hacer que nos tomemos a la ligera la decisión de hacer cambios sobre él. A medio plazo los problemas de mantener «tu versión» pueden llegar a ser mucho más de lo que te imaginabas.

TAGS: código, empresa, open

speech-bubble-13-icon Created with Sketch.
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*